La pared de los recuerdos

callejon-del-embudo

Imaginé que entraba 15 años después a aquel lugar. Un letrero de “se vende” habría quizás llenado de incertidumbre mi paso por aquella pequeña y sucia calle, la más vieja de la Ciudad Fría. Seguramente miraría algunos minutos la fachada, dejaría que mi mente girara entre remolinos de recuerdos, y luego preguntaría si sería posible echar un vistazo adentro.

Caminaría por entre las mesas rotas, cubiertas de sábanas blancas como en las películas viejas, sentiría el olor a chicha corriendo aun por los pasillos, y luego subiría por aquella estrecha escalera hasta el segundo piso. Seguramente no habría nada allí, solo un lejano anhelo de música viniendo del techo y claro, la gran pared al lado de la ventana cubierta por un plástico negro, el cual yo quitaría delicadamente sin que el dueño se diera cuenta.

Y allí estarían, incrustados aún en la pared, miles de recuerdos de miles de personas en marcador negro.

Por aquí pasaron los tres parceros
El que se enamora pierde
El gobierno no existe
María y Pedro, amor por siempre
Carlos Serrano, algún día te superaré
El profesor de argumentación es gay
Aquí nos volveremos a ver en 1 año.
Recuerdo de la primera mujer de Gacha

y en la esquina de la ventana, borrado por el viento y la lluvia de la ventana abierta, estaría la ilegible la frase que 15 años atrás escribí.

Despierto, estoy aun 15 años atrás. Mi marcador negro tiembla en mi mano mientras miro lo que he puesto en permamente. Mis 2 amigas suman algunas frases más a la pared rayada del bar, esperan los cocteles que hemos pedido.

Intento imaginar, porque se supone que la imaginación lo puede todo, que 15 años después estaré frente a esa pared, forzando mi mente para recordar qué escribí sin lograrlo. Repasaría caras, amores, desamores, besos, nostalgias, alegrías, tristezas… pero sólo vería letras ilegibles.

Pero ese intento es fallido, un fracaso, la imaginación no es un súperhéroe. Sé con certeza que aunque pasen 30 o 70 años, aunque el tiempo llegue como tornado arrasándolo todo, aunque cambien los caminos… sé que nunca olvidaré lo que quedó allí escrito.

Porque yo no soy como esa pared, SOY esa pared rayada de recuerdos con marcador permamente.

Anuncios

11 comentarios en “La pared de los recuerdos

  1. A mí también me gustó especialmente la última frase 🙂 Gracias Male!!

    Toda está bien amiga, aun un poco triste con lo de mi tía y de nuevo acostumbrándome a la fría Ciudad, pero siempre para adelante! ¿y tú? ¿cómo va todo?

  2. Es curiosa la intensidad que tenemos las personas por dejar marca de los recuerdos vividos. Me ha gustado mucho. 🙂

    Por cierto, ¿está confirmada la homosexualidad del profesor de argumentación? ¿o es un rumor? jajaja

  3. Ausencia, mi niña.., paso por aquí para desearte q tengas buena semana, para envíarle toda la fuerza para tu tía (Siempre pienso en ella..), y para invitarte a visitar a Alvaro y a Mimosa:

    Alvaro se ha incorporado al País de los Bosques, y Mimosa, lo va a hacer en breve..

    Seguro te va a gustar conocerles y ellos a tí..
    Estoy segura!

    Tienes sus links en el gadget inferior del País de los bosques, en la sección:

    ¡Gotas.. de Lluvia!

    Te quiero mucho, mi niña,

    Male.

  4. Ahhh soy de esas personas que se pueden pasar toda la tarde leyendo esos escritos en la pared y luego imaginarme a esas personas, que estarian pensando en ese momento, como serian, que harian despues…ahhh creo que si los lugares pudieran hablar cuantas historias nos contarian, sin dudarlo creo que todos los lugares y objetos tienen alma, y son la escencia los recuerdos la historia de las personas que queda grabado en ellos…esa es su alma…suena loco no?
    Besos cuasigemela y espero de corazon que tu tristeza no te cause tanto dolor y pronto todo sea alegria. Mil besos amia.

  5. Malee, gracias por TODO en serio!! Espero que tú también tengas una semana espectacular 🙂

    Jauro, que bueno que te gustara! Siento andar tan desaparecida de tu espacio.. prometo desatrasarme!!

    Cuasigemelaa!! Por algo somos cuasigemelas jaja.. comparto contigo la obsesión por la paredes rayadas 🙂 Pero no te preocupes amiga, mis recuerdos no son tristes todos, hay muchos llenos de alegría 🙂

  6. Es un bonito relato, pero un poco triste, supongo que como el color que permea tu vida. Quien sabe, quizá esa pared se convierta en una preciosa pantalla de cine donde proyectar hermosas historias. Besos.

  7. Córdoba, me ha llamado mucho la atención que varias personas lo han encontrado triste… No lo escribí con esa intensión ¿Qué es lo que lo hace reflejar tristeza?

    Y me encantó lo de la pantalla de cine, espero con todo mi corazón que así sea 🙂

    Un abrazoo desde el silencio!

  8. Querida Ausencia: Mi niña, te contesté en Gotas.. de Lluvia, pero quiero hacerlo tb
    aquí: Nunca hubiese querido leer sobre el
    fallecimiento de tu tía, mi niña, de verdad
    lo siento mucho..
    Siente q estoy contigo, pq no hay distancias
    cuando hay afectos y cariños:
    Todo mi apoyo para tí, y para tu familia..
    Transmíteselo, por favor!

    Te quiero mucho.. No lo olvides!

    Male.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s