Pensamientos de una mañana después

Jack Yong
Ayer le di un beso a alguien que apenas conocía. No había sido amor a primera vista, no me encantaba su manera de ser, no planeaba volverlo a ver, era sencillamente un casi desconocido.
Realmente no sé por qué no hice, pero si recuerdo perfectamente el instante en el que decidí que no movería la cabeza cuando él se acercara.
Pero entonces hoy amanecí preguntándome qué era realmente un beso. Porque se supone que cuando hay amor es algo maravilloso, yo lo sé… pero cuando no existe nada entre ambos, termina siendo un movimiento coordinado de labios y lengua.
Qué perdedera de tiempo, la próxima vez me compro una paleta de agua.
Anuncios

Algo que tenía que decir

once-upon-a-time-719174_640

Hoy quiero publicar una entrada diferente, siempre me la paso hablando de historias que rodean mis días, pero hoy quisiera sencillamente decir que estoy DEMASIADO impresionada desde que he entrado al mundo de los blogs.

No sé por qué la gente dice que ya no existen los verdaderos escritores, que ya nadie escribe ni lee, ni hace nada productivo. No es en absoluto cierto, dentro de todos los blogs que he recorrido he encontrado a los verdaderos escritores y poetas de esta época.
En mil estilos diferentes, con millones de historias de vida y maneras de ver el mundo, con una pasión por escribir que va más allá de las ganancias que pueda dar un libro o de la fama; pareciese que todos escribieran con el corazón en la mano.
No sé por qué tardé tanto en llegar aquí.

Hay gente tonta

N19F5QRJA1

Los dos estábamos cercanos a la borrachera,

habíamos pasado las últimas dos horas agarrados a gritos en el patio trasero cual matrimonio en crisis mientras todos escuchaban,
habías llorado, recostado en el colgadero de ropa, para que no viera lo que te dolía los días que llevaba sin hablarte.

Salimos de allí sin tener claro quién tenía o no la razón,
ambos habíamos aceptado habernos confundido en esta amistad,
pero buscábamos no perder del todo el orgullo y no nos atrevíamos a poner fin a esta absurda pelea.

Minutos después, me paré decididamente de la mesa. Todos me miraron cuando caminé directamente hacia ti.

Pero por un instante me encantó acercarme, tocarte el hombro tímidamente y mirándote a los ojos decirte:

– No peleemos más, tú sabes de sobra cuánto te quiero.

y que, luego de abrazarnos fuertemente por unos largos minutos, me susurraras:

– Yo también te quiero muchísimo, te he extrañado…

Lo que NO entiendo es cómo, después de tremenda escena, tu siguiente frase fue:

– Imagínate, Amiga Inocente, que Rubia me escribió que había pasado toda la noche pensando en mí, por culpa de ella no puedo hacer que mi corazón paré de latir a mil por hora.

40 cosas absurdas que amo

tumblr_mg4u8ywhn81qjgj4mo1_500

  1. Los gatos muy consentidos
  2. Los regalos que sin tener un alto precio, guardan un significado oculto
  3. Llorar desconsoladamente sin razón alguna
  4. La capacidad de armar drama cuando la vida se torna demasiado aburrida
  5. Una bolsa de Gomas de Osos SÓLO para mí
  6. Releer eternamente mis diarios viejos
  7. A Jason Mraz, sus canciones cortavenas y su eterna sabiduría
  8.  Aquellos instantes en los que descubro que aun hay una escritora dentro de mí
  9. Reirme de mí misma cuando estoy sola
  10. Encontrar a alguien que sepa conversar largo y tendido
  11. Cuando sé, al menos por un instante, que Amigo Inocente no me gusta
  12. Cuando aquel que me gusta me abraza tiernamente por detrás
  13. Darle a alguien un beso que no esperaba
  14. El capítulo final de Everwood
  15. Releer mil veces los libros de Zona Libre
  16. Que a alguien le guste algo de lo que escribo
  17. Mi Uglydoll para dormir abrazada a él (sin tener en cuenta que me lo regaló Pelo Largo)
  18. Los festivales internacionales de poesía
  19. Cuando aparecen muchas notificaciones en Facebook
  20. Mi camisa de BATMAN
  21. Keith Urban y la melancolía que transmite su música country
  22. Mi blog y a su único seguidor luego de 4 meses de existencia ( =) )
  23. Al profesor de Lenguaje Audiovisual
  24. Al niño que le dicen “Pollo” por todas las risas que nos ha causado visitando supermercados y comiendo en la calle
  25. Contar lo que sueño cada noche así nadie me pare bolas
  26. Morder los labios durante un beso
  27. A los shots con nombres raros y combinaciones misteriosas de alcohol
  28. Las comedias romáticas cuando uno está despechado
  29. Hablar sola por las calles cuando estoy brava conmigo misma y necesito regañarme
  30. Salir a mojarme cuando está lloviendo a cántaros y no fue un buen día
  31. A Chandler Bing
  32. A mi nuevo piercing, así me duela como un #$%$%&
  33. La voz de un poema leído por su propio escritor en su raro idioma
  34. Querer sentir para escribir
  35. Las madres adolescentes que tienen la valentía de tener a su bebé
  36. Aquellos efímeros instantes cuando de repente TODO ESTÁ BIEN
  37. Los niños pelirojos
  38. Las estrellas fugaces que cruzan todo el cielo
  39. Reencontrarme un personas o pedazos de mi pasado
  40. Ser TAN desocupada como para hacer esta lista

Entre chismes

2107-little-heart-tattoo_large

Faltando media hora para volverme a ver con Chico Nuevo, apareció en mi casa un viejo amigo. Empezamos a conversar.

– Te conté que la pelea con Amigo Inocente por fin llegó a su fin – le mencioné mientras sacaba una Coca-cola fría de la nevera.
– ¿Qué? Eso no fue lo que yo entendí ayer – agarró el vaso y dimos media vuelta para salir de la cocina.
– ¿Cómo así? – Fruncí el ceño
– Pues no sé, cuando le pregunté por qué no estabas en la reunión, me hizo entender que aun no solucionaban las cosas y que probablemente no irías.
– Ah si, pero yo le aclaré que saldría con Chico Nuevo y por eso no podría ir – olvidé la coca-cola en algún rincón.
– Pues no sé, ¿me prestas tu computador miro Facebook? – dijo para finalizar la conversación.
Veinte minutos después, sentados en el balcón, de la nada volvió a traer el tema
– Ausencia, te voy a contar un chisme, pero lo vas a tomar con madurez – mi corazón comenzó a palpitar a mil por hora, igual asentí y él continuó – Ayer, cuando ya tenía unos tragos de más en la cabeza, Amigo Inocente empezó a hablar de ti.
– Pero, ¿cómo así, qué decía? – Pregunté tratando de no parecer demasiado interesada.
– Hablaba de lo inexplicables que eran los celos que sentía de saber que estabas saliendo con Chico Nuevo – traté de camuflar la sonrisa que salía de mis boca, cubriéndola con mi mano derecha – además me contó de la noche en la que se dieron varios besos por culpa de algún coctel muy fuerte, de eso nunca nos contaron… – Cruzó los brazos fingiendo estar bravo, luego sonrió.
– Igual fue hace mucho tiempo, casi un año y medio – le dije, restándole importancia – pero, ¿qué hacía él hablando de eso? .
– No tengo idea, pero luego siguió con el tema de ustedes y de su amistad que, no sabía cómo ni por qué, pero a veces parecía algo más…
En ese preciso momento sonó el citófono, había llegado Chico Nuevo por mí. El tema quedó allí, mi corazón también… No entendía nada.
Chico Nuevo se volvió nada, sólo cenizas.

Llegando llegaste

Con la melancolía aún como pintura fresca justo en el corazón,

8 días para partir de nuevo a otra ciudad,
Amigo Inocente clavado en el corazón,
mil corazones en el pasado que me he negado a querer,
apareces tú.
No sé de dónde saliste,
pero a tiempo no has llegado.
Quizás te irás pronto,
después de tres o cuatro “¿Cómo estás?” “Muy bien ¿y tú?” “Bien..” en la distancia,
a través de MSN,
desaparecerás.
Te llamaré “Chico Nuevo”
Igual me estás cayendo bien, me haces sonreir.

Mujeres misteriosas

Laura Zalenga PM Photographie de Mode Blog de Arte 01

Hay mujeres poderosas, de eso tengo la certeza. No me considero una de ellas, pero si sé reconocerlas.

Entran lentamente a las mentes de los hombres,
los hacen reir y cuestionarse,
les demuestran que saben todo del mundo pero que aun guardan un poco de inocencia,
los abrazan fuerte como si desde siempre los conocieran pero no dejan detrás de sí una fama de fáciles,
y sin ser obligatoriamente hermosas, cargando un millón de problemas psicológicos y un exnovio que se niegan a superar, han hechizado todo el lugar…

Entonces yo observo a los hombres perderse lentamente, sus ojos se transforman, brillan como si por fin vislumbraran el amor de sus días, “esta es la mujer con la que me quiero casar” dicen a gritos sus pupilas.

y ella jamás lo sospecha, jamás lo sabrá.

(Deja de ser mágico el asunto cuando te vas para una finca con una de aquellas mujeres y la totalidad de los hombres quedan enamorados de ella…)