Conversaciones ajenas II

Nada más asombroso para mi que los absolutos desconocidos que algún día se sientan o pasan por mi lado, dejando fragmentos de conversaciones en mis oídos. Creo que aprendo más de ellos que de mi vida misma…

Resulta que se sientan junto a mí en el bus dos jovenes universitarias. Una con el pelo mono obviamente teñido y la otra con las uñas amarillas, lo único que alcanzo a recordar. Comienzan a hablar…

– ¡Hoy me saqué 5 en Introducción al derecho! – le dice monateñida a su amiga enrroscándose el pelo entre los dedos.

– Yo me saqué 4.5 en Procesal, cuando me entregó el parcial quedé sorprendida… ¡Tanta nota para no haber estudiado nada! – comenta la otra, buscando algo en el bolso.

– Yo no saco más de 3 en el de Sociedades, ¡eso si!

Uñasamarillas medio asiente con la cabeza y sigue buscando no sé qué cosa dentro del bolso. Un silencio entre las dos.

– Tengo tanta hambre, mi estómago comienza a protestar por comida.

– Yo almorcé a las 3, estoy muy llena

– ¿Crees que me de gastritis? – pregunta monateñida mientras analiza las puntas de su pelo.

– A mi no me entraría ni un arroz parado… – dice uñasamarillas por fin sacando el espejo que tanto buscaba dentro del bolso.

Ambas miran por la ventana, luego vuelve a hablar Uñasamarillas.

– Ayer me llamó Pablo, parece que extrañaba oir de mí.

– Yo ayer soñé con Martín, ¿Será que todavía me gusta?

– Pues Pablo me dijo que nos deberíamos ver y hacer waffles con Nuttela, no sé si ir o no – mientras habla mira detenidamente la forma de sus cejas en el espejo.

– Martín, en mi sueño, tenía una medias verdes más raras…

– Y entonces me puse a pensar si Páblo o Sebastián, porque también quedé de verme con Sebastián el viernes. – dice guardando por fin el espejo.

– El viernes es el cumpleaños de Martín, que oportunidad más perfecta para regalarle unas medias verdes, ¡te imaginas lo significativo que sería!

– Pero es que me di un beso con Sebastián el sábado pasado, ¿eso sería ponerle los cachos a Pablo?

En ese momento se detuvo el bus, todas nos bajamos en la misma parada, lo último que podría haber alcanzado a oir, lo silencié intencionalmente con mis audífonos.

Según la teoría de yo no sé quién, en un proceso de comunicación existe un emisor y un receptor… ¡POR DIOOS, ESO PARECÍA UN MONÓLOGO INTERCALADO!

¡Para eso hablen con ustedes mismaaas!

Digo yo, no sé…

Anuncios

6 comentarios en “Conversaciones ajenas II

  1. Laurita, gracias por tu visita 🙂 Le echare una mirada a tu blogsito, y te cuento!

    Malee!! Tu siempre tan lindaa acordándote de mii!! Estoy vivaaa… pero he estado ocupadísimaa, en estos días me desatraso de todo lo que no he leído! Cómo vas tú?

    Jauroles, así fue exactamente, una conversación entre sordos! Para eso están las paredes no?

  2. jajaja, es la tipica conversacion estupida entre 2 personas sin cabeza.. hablan y hablan de cosas insustanciales y no escuchan… pero que se le va a pedir a 2 tias que su aspecto fisico o los tios con los que queda es lo que se resume su mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s